jueves 28/10/21

5 verdades del tomate

El tomate es uno de los alimentos más usados en las diferentes cocinas de todo el mundo, pues cumple un papel importante en diferentes recetas
5 verdades del tomate
5 verdades del tomate

El tomate es una fruta que crece en las provincias de Almería, Granada y Sevilla, y no solo es capaz de enriquecer tus comidas, sino que a la vez cuenta con una gran cantidad de propiedades. Esta fruta ha sido una base en el ámbito culinario en distintas partes del mundo, así como un motivo de muchos estudios y controversias a lo largo de los años. Por eso, este artículo explicaremos sobre 5 verdades sobre el tomate.

El tomate es una fruta y una hortaliza

Siempre existirá la duda de si el tomate es una fruta u hortaliza, y la verdad es que es las dos. ¿Cómo es eso posible? Debido a que su clasificación va a depender de dónde la ubiquemos. En primer lugar, es una hortaliza porque se cultiva en huertos y es consumida como un alimento en distintas presentaciones, como ensalada, por ejemplo.

Luego la definimos como una fruta, aunque este término es erróneo, ya que realmente se le debe llamar “fruto”, el cual es el resultado del desarrollo del ovario de una flor donde las semillas se almacenan, y una vez que el fruto madure, puede ser retirado de la planta.

Así que, en resumen, el tomate es una hortaliza y un fruto.

Sí se pueden comer sus semillas

Las semillas del tomate han sido un tema difícil de abordar. Estas son ricas en antioxidantes, los cuales nos previenen de la oxidación de moléculas de nuestro organismo, causado por los radicales libres, y si estos no son detenidos pueden dañar las células.

Al mismo tiempo, cuenta con sustancias anticancerígenas y fibra, ambos muy buenos para nuestra salud. Sus aportes hacen de ella un buen complemento para el tomate. Aunque se debe tener en cuenta que su consumo debe ser moderado.

Una alta ingesta de fibra puede causar daños a nuestra salud, por lo que se recomienda evitar comerlas en exceso.

Protege contra algunos tipos de cáncer

Tras muchos estudios, se comprobó que el tomate posee una buena cantidad de licopeno. El licopeno es una sustancia cuya función está en otorgar el color rojo de estos alimentos.

¿Esto qué tiene que ver con el cáncer? Este carotenoide tiene propiedades anticancerígenas que ayudan a prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y distintos tipos de cáncer, entre esos: el cáncer de próstata y de colon.

Es bueno comer tomate con cáscara

Hay opiniones divididas entre comer el tomate con o sin su cáscara, ya que se piensa que la ingesta de esta puede ser dañina para nuestra salud. La verdad es que si se come con la cáscara se van a aprovechar de mejor forma las propiedades de esta fruta.

Una de ellas es el licopeno, que se encuentra en mayor cantidad en esta zona del tomate. Además, la cáscara de tomate verde tiene minerales como el manganeso, potasio, cobre, hierro y fósforo, junto con vitamina C en un 20%, y vitamina K, que se encuentra en un 1%.

Sin embargo, esta puede contener algunos residuos de plaguicidas o insecticidas, por lo que se debe lavar bien antes de su consumo. Así que podemos decir que no es dañina la cáscara del tomate, solo debe lavarse correctamente.

El tomate es excelente para nuestra dieta

Esta planta contiene 95% de agua, lo que es bueno no solo para mantenernos hidratados, sino que también ayuda en caso de tener complicaciones renales, cálculos o retención de líquidos. Además, por almacenar agua es bajo en calorías.

Aporta vitamina A, varias del grupo B, C y K a nuestro organismo, así como varios minerales que el cuerpo necesita para cumplir distintas funciones, como el balance de agua en el cuerpo, reparación de tejidos, circulación sanguínea, entre otras.

Todo esto nos ayuda internamente, para que el organismo esté en óptimas condiciones y estemos bien de salud.

5 verdades del tomate